lunes, 10 de marzo de 2008

Cartas 2008

Siempre es un desafío crear una nueva carta de postres. La inspiración la saco netamente de mi corazón, y no se hace fácil llegar a un equilibrio como para quedar conforme con mis propias fantasías gastronómicas. Si bien, hay que tener en cuenta las condiciones en las que se deben poder despachar los platos, la gente con la que se trabaja, la realidad del restaurante y los gustos de los comensales. Lo primordial para mí, más allá de la presentación y la evolución de mis platos, es que quede marcado un recuerdo de un "buen gusto" en el paladar de todo aquel que come uno de mis postres. Es esencial que los clientes se vayan con una experiencia en sus corazones de haber probado algo equilibrado, pero especielamente "rico" y que sientan el deseo de querer volver a comer algunos de "esos postres" que encontraron tan inolvidables.

3 comentarios:

Patricio Ahumada dijo...

Felicidades, que postres mas bellos y me imagino que deben ser de los para chuparse los dedos.
Un beso y un abrazo.
Saludos a Rodrigo.
Pato.

The Wandering Scotsman! dijo...

Idola!!
Panchita cuando vuelvas me haces una asesoria (barata) para los postres de mi local?
Pleaase

Cariños y saludos!

Berta dijo...

Todo precioso. Me encanta la combinación de los variados.

Mil felicitaciones.
Berta